Agentes de explotación.

Por : | 0 Comentarios | On : Septiembre 8, 2014 | Categoría : Noticias

Vas afuera y lo que ves no te gusta. Y te preguntas por qué. Quizás tu vecino piensa igual. Y la mayoría de gente en tu barrio. Qué es lo que pasa entonces… Bueno la respuesta es simple: Talento.

Es sin duda un gran talento el que exhiben aquellos que a través de un buen mercadeo se las arreglan para que nos parezca muy apetecible aquellas cosas que en nuestro sano juicio y bajo el sentido común rechazaríamos de forma inmediata. Es, sin duda, un gran talento, que nos está matando.

Parece parte de la vida. Nos cuesta salirnos de algo para lo que nos programaron desde la tierna infancia. Sin duda nos llevan ventaja, y ante semejante y experimentado viejo diablo, la joven humanidad sucumbe generación tras generación.

Si de repente en medio del bullicio publicitario se cola un activista con su capacidad de correr la cortina entonces se hará el más simple de los ejercicios para aquel que se considere pensante: Se trata de unir lo que hacemos con sus consecuencias y ver lo que tenemos como consecuencias de lo que hicimos. Y finalmente encontrar la solución sencilla: Vida simple con pensamiento elevado.

¿Para qué complicarse la vida llenando el estómago con comida rápida chatarra hecha de animales muertos, por ejemplo? Y esto se logra elevando un poco el pensamiento, más allá del bajo lenguaje de la publicidad que te trata como adolescente toda la vida. Asunto triste.

Para animarnos podemos estudiar dos casos: El primero es el caso del famoso chef Jamie Oliver quien demostró, como McDonald´s tenía prácticas insanas como bañar con dióxido de amoníaco carne que no era apta para el consumo humano y después servirla como si tal cosa. El segundo es el Caso Mclibel famoso por ser el juicio más largo en la historia jurídica de Inglaterra. En donde el gigante de las comidas rápidas quiso callar a una pareja (de jardinera y cartero) que quisieron protestar contra su publicidad. Después de ser atropellados en sus derechos ganaron no sólo su causa sino eco en todo el mundo. Hay un documental al respecto. Véanlo, porque el mayor talento parece ser el nuestro: el talento para mantenernos ignorantes.

agentes

Recomendarías este artículo?