Caras vemos.

Por : | 0 Comentarios | On : Julio 14, 2014 | Categoría : Noticias

Caras vemos, corazones no sabemos. Dice el dicho, y es cierto, funciona, no es tan fácil ver lo que va por dentro, más cuando el empaque esta hecho de piel humana. Pero eso que funciona creando incertidumbres hacia afuera podría invertirse y crear certezas hacia adentro. Me explico, si bien la cara que tenemos no dice mucho de nuestro corazón, la cara que ponemos al ver la cara de otros quizás sí.

Caras vemos, es decir vemos caras, y en los tiempos de la internet eso es cada vez más cierto, y de paso entonces podemos ver que clase de corazón tenemos. Con las imágenes que llegan en esta última semana de los bombardeos en Israel, la sensibilidad puede despertarse más fácilmente con ver los primeros planos de las consecuencias en el dolor humano. No entiende uno mucho, el mundo entero queda perplejo antes tal acción, mientras llueven cohetes en tierra santa, llueven fotos en el resto del mundo retratando semejante horror.  Lo mismo podría decirse de los eventos deportivos en donde podemos ahora apreciar increíbles primeros planos las múltiples caras de júbilo o derrota.

El efecto de las caras que vemos en lo que sentimos es marcado y ojalá sirva para algo en el balance final. Que sirva al menos para que ya no les sea tan fácil a los supuestos países respetables, el hacerse los buenos mientras le venden armas a medio mundo, y ojalá eso se traduzca para entender que el rojo en el empaque de marcas famosas es rojo sangre, y no les compremos más, así de sencillo. Eso por el lado de oriente medio y sus protagonistas, por el lado deportivo que la fama a los deportistas les sirva para manifestar que su corazón siente algo frente a las caras que ven. Como lo hizo el jugador brasilero Sócrates contra la dictadura de su país en su momento o el Chileno Bousejaur apoyando a los mapuches o Lilian Thuram en Francia apoyando a los inmigrantes, y otros pocos más que supieron aprovechas su cuarto de hora.

Y bueno, siguiendo con esto de ver caras, lo que quizás se quiera ignorar, pero que igual tiene su lógica, es el saber que los animales también tiene una, que gracias a los nuevos medios ahora podemos ver más de cerca, con Heartlins (terrícolas) y todas esa generación de imágenes que muestran la verdad sobre nuestro trato a los animales, que no se puede ignorar. Ahora vemos a los animales a la cara, esa cara que nos quisieron ocultar con las altas paredes de los mataderos y que, quizás como un mal chiste cruel (por decir lo menos), nos venden pedazos de animal muerto en empaques donde aparece la cara de ese mismo animal supuestamente sonriendo. La caricatura de mentiras del pollo feliz a la entrada del local, no es la que tenía el pollo de verdad que te pretenden vender adentro.

No comer nada que tenga ojos ha sido un slogan lleno de sentido de parte de aquellos que no comen carne.

Ahí estás las caras imposibles de ignorar, la pregunta es ¿Dónde esta tu corazón?

 

Recomendarías este artículo?