Tomatazos en la cara de la humanidad.

Por : | 0 Comentarios | On : mayo 26, 2014 | Categoría : Noticias

La Tomatina

Crecimos escuchando a los animales hablar, enseñándonos cosas en divertidas y aleccionadoras fábulas. En la vida real no hablan y las fábulas se olvidan. Los niños juegan con sus conejitos y luego sus papas de los cocinan.

El panorama no parece muy prometedor cuando la raza humana se aboca en descifrar el sonido de las ballenas mientras se hace la sorda ante el mensaje obvio que con gritos de dolor entregan los millones de pollos, vacas y cerdos, mientras los matan para comérselos. Alaridos de sufrimiento muchos más claros que el uiluilulú de cualquier delfincito. Eso me recuerda a la forma magistral en que el pionero del Yoga en occidente Srila Prabhupada desafiaba a los científicos que buscaban vida en marte: Para qué quieren saber si hay vida en marte, acá en la tierra hay vida y la están matando.

Decimos que no hay esperanza y mostramos como en su búsqueda mal encaminada y en su sordera la humanidad termina ejecutando un pésimo papel mientras camina por la tierra. Pues bien, como todo mal actor, la humanidad merece recibir del público indignado aunque sea una inofensiva pero simbólica y colorida lluvia de tomates.

¿Y qué dicen los tomates cuando se estallan en la cara de la humanidad?. Varias cosas. Acá daremos sólo dos ejemplos: Uno es La Isla de las flores (1989), que puede ser un clásico de máxima expresión tomatera. Este cortometraje de Jorge Furtado  nos va explicando paso a paso lo que deberíamos escuchar de los tomates y de cada cosa… y siguiendo la vida útil de, precisamente, un tomate, nos pone en la cara el sinsentido de cómo comemos y compramos y cómo nos portamos los seres humano unos con otros. Todo presentado de una manera tan fina y llevadera que todos nos sentimos tocados profundamente en lo fondo de nuestra conciencia pero sin saber siquiera por donde entró la bala. Búsquenlo en Youtube: La isla de las flores, y verán de qué les hablo.

tomatesencasa

Y hay más de tomates. Hace poco circuló (por youtube también), la historia: dos tomates dos destinos, interpretada originalmente por unos tales Joaquín Reyes y Carlos Areces. En la historia de forma entretenida dos tomates tienen una cita a ciegas, uno normalito, otro modificado,  y con el encanto y desencanto propios del lenguaje y las dinámicas del amor cualquier ser humano se da cuenta, o se debería dar cuenta, (ya sabemos que el tema es delicado), de quienes debe huir mientras pueda.

Ahí les dejamos entonces, al que le caiga el tomate… Ah, dicen que es bueno para el cutis.

tomatesquehablan

Recomendarías este artículo?